Se encuentra usted aquí

COMUNICADO DE PRENSA. Caso balneario Cuautlixco

Comunicado
.
Cuernavaca, Morelos, a 11 de marzo de 2018

Respecto a la muerte de una persona el día de ayer en un centro recreativo en la colonia Cuautlixco, municipio de Cuautla, la Fiscalía General del Estado precisa:

A las 08:20 horas del sábado 10 de marzo de 2018, se reportó la existencia  de un hombre sin vida en las instalaciones del balneario “La Parcela”, sitio al que personal de la Fiscalía de la zona Oriente acudió para iniciar con las investigaciones.    

El cadáver, de quien en vida respondió al nombre de Gabriel “N”, de 56 años de edad, se encontró sobre una silla y por debajo de ésta un revolver, calibre .38 Special, abastecido con tres cartuchos y dos casquillos, uno de estos antiguo -por su estado de oxidación-. El cuerpo presentó lesión por disparo de arma de fuego en la rodilla izquierda. A las 09:30 horas se realizó el levantamiento.

La Policía de Investigación Criminal (PIC) informó que en el inmueble no se observó ningún tipo de hurgamiento; las pertenencias del occiso, como cartera y teléfono celular, permanecían en su bermuda, además de que el vehículo Chevrolet, Chevy, color azul marino, propiedad de la persona occisa, se encontró en el lugar habitual.

Por su lado, familiares de Gabriel “N”, descartaron daños, faltantes, amenazas previas, depresión o enfermedades, al tiempo de identificar las pertenencias del fallecido.  

Por cuanto al trabajo pericial, el resultado en materia de medicina legal indicó ausencia de otras lesiones a la de arma de fuego, ni huellas de lucha, forcejeo o defensa.

El dictamen de criminalística de campo determinó muerte accidental, con lo que se descarta el homicidio o suicidio de Gabriel “N”, al no existir elementos para esas hipótesis.   

La misma prueba coincide con el informe de la PIC al referir que no existen huellas de hurgamiento, daños en medios de seguridad del inmueble, indicios ajenos a los recolectados, ni otras armas.

Con esto, se establece que el ahora occiso estaba sentado sobre la silla, con el arma de fuego sobre su pierna derecha, con el cañón en dirección hacia la pierna izquierda.

En determinado momento colocó su mano derecha sobre el arma, sin empuñarla, accionando por error el disparador, lo que originó que la bala saliera de derecha a izquierda e impactara la cara interna de la pierna izquierda.

Siguiendo ese trayecto, laceró la arteria femoral provocando choque hemorrágico (muerte casi inmediata), mientras que la bala salió en cara externa de pierna izquierda y continuó hacia el jardín.

Los exámenes de balística reportan que la posición final del arma, encontrada entre los pies del fallecido, concuerda con la mecánica de hechos.